7 Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo, ni tampoco muere para sí.