2 Ahora bien, sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas se basa en la verdad.