29 Si escondes tu rostro, se aterran;si les quitas el aliento, mueren y vuelven al polvo.