25 Habló Dios, y se desató un fuerte vientoque tanto encrespó las olas