38 Dios los bendijo y se multiplicaron,y no dejó que menguaran sus rebaños.