86 Todos tus mandamientos son fidedignos;¡ayúdame!, pues falsos son mis perseguidores.