Al director musical. Sígase la tonada de «La cierva de la aurora». Salmo de David.

1 Dios mío, Dios mío,¿por qué me has abandonado?Lejos estás para salvarme,lejos de mis palabras de lamento.