23 ¡Despierta, Dios mío, levántate!¡Hazme justicia, Señor, defiéndeme!