2 Por eso, no temeremosaunque se desmorone la tierray las montañas se hundan en el fondo del mar;