Santiago 3:8

8 pero nadie puede domar la lengua. Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal.