2 Nuestra esperanza es la vida eterna, la cual Dios, que no miente, ya había prometido antes de la creación.