20 Hermanos, no seáis niños en el sentido, sino sed niños en la malicia: empero perfectos en el sentido.