8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibir√° su recompensa conforme √° su labor.