26 En muchas aguas te engolfaron tus remeros: viento solano te quebrantó en medio de los mares.