20 Y erigió allí un altar, y llamóle: El Dios de Israel.