35 Sino que de cualquiera nación que le teme y obra justicia, se agrada.