15 Y siendo arrebatada la nave, y no pudiendo resistir contra el viento, la dejamos, y erĂ¡mos llevados.