3 No se ofuscarán entonces los ojos de los que ven, y los oídos de los oyentes oirán atentos.