2 Levántate, y vete á casa del alfarero, y allí te haré oir mis palabras.