43 Sus ciudades fueron asoladas, la tierra seca y desierta, tierra que no morarĂ¡ en ella nadie, ni pasarĂ¡ por ella hijo de hombre.