6 Cuando lavaba yo mis caminos con manteca, Y la piedra me derramaba rĂ­os de aceite!