8 La bestia se entrarĂ¡ en su escondrijo, Y estarĂ¡se en sus moradas.