33 No hay sobre la tierra su semejante, Hecho para nada temer.