16 Mas cuando la carne viva se mudare y volviere blanca, entonces vendrĂ¡ al sacerdote;