5 Y mandarĂ¡ el sacerdote matar la una avecilla en un vaso de barro sobre aguas vivas;