32 Y se maravillaban de su doctrina, porque su palabra era con potestad.