8 La redenciĆ³n de la vida del hombre son sus riquezas: Pero el pobre no oye censuras.