27 El hombre perverso cava el mal; Y en sus labios hay como llama de fuego.