27 El sacrificio de los impíos es abominación: ¡Cuánto más ofreciéndolo con maldad!