4 Altivez de ojos, y orgullo de corazón, Y el brillo de los impíos, son pecado.