10 No sea que te deshonre el que lo oyere, Y tu infamia no pueda repararse.