3 Para la altura de los cielos, y para la profundidad de la tierra, Y para el coraz├│n de los reyes, no hay investigaci├│n.