28 La falsa lengua atormenta al que aborrece: Y la boca lisonjera hace resbaladero.