10 Porque no se harten los extraños de tu fuerza, Y tus trabajos estén en casa del extraño;