28 ¿AndarĂ¡ el hombre sobre las brasas, Sin que sus pies se abrasen?