18 Y sabes su voluntad, y apruebas lo mejor, instruĂ­do por la ley;