30 Alégranse luego porque se reposaron; Y él los guía al puerto que deseaban.