8 Asentado está su corazón, no temerá, Hasta que vea en sus enemigos su deseo.