2 Porque ha inclinado á mí su oído, Invocaré le por tanto en todos mis días.