38 Helos herido, y no podrĂ¡n levantarse: Cayeron debajo de mis pies.