4 Cercáronme dolores de muerte, Y torrentes de perversidad me atemorizaron.