8 Y no me encerraste en mano del enemigo; Hiciste estar mis pies en anchura.