7 Porque me ha librado de toda angustia, Y en mis enemigos vieron mis ojos mi deseo.