19 Mas ciertamente me oyó Dios; Antendió á la voz de mi súplica.