36 Y la simiente de sus siervos la heredarĂ¡, Y los que aman su nombre habitarĂ¡n en ella.