14 Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraĆ­do, y cebado.