20 Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos.