8 Nosotros, pues, debemos recibir a los tales, para que seamos cooperadores a la verdad.