26 Y serĂ¡ tu cuerpo muerto por comida a toda ave del cielo, y bestia de la tierra, y no habrĂ¡ quien las espante.