26 Y harĂ© que se pegue tu lengua a tu paladar, y estarĂ¡s mudo, y para que no los reprendas, porque son casa rebelde.